Orar la intención de oración

Invitación inicial

“Caminar es una disciplina, un esfuerzo, se necesita cada día paciencia y un entrenamiento constante. Es preciso renunciar a muchos caminos para elegir el que conduce a la meta y reavivar la memoria para no perderla”. Francisco 21/06/18

Aplicando esto a una caminata en grupo, se necesita aún más esfuerzo, paciencia, renuncia a los propios criterios, para seguir entre todos la ruta adecuada para llegar a ese lugar donde el Señor nos espera. Caminar juntos es tener en cuenta que no todos tienen el mismo ritmo, ni las mismas capacidades, pero nos une lo principal: cada uno ha sido llamado e invitado personalmente por Dios a la fiesta, y el mismo Dios se encargó de dar a cada uno en lo profundo del corazón una clave específica para el camino. Nadie puede prescindir del otro, porque cada quien tiene algo único para aportar, de manera que lleguemos a destino juntos. Simplemente esta es la voluntad de Dios, así fuimos creados y así fuimos recreados cuando Cristo hizo su iglesia. Este mes recemos y vivamos como iglesia abierta, y caminando juntos, seamos un espacio de solidaridad, de fraternidad y de acogida de los demás, incluso si no piensan como nosotros. Así podremos ser la verdadera iglesia que Jesús fundó.

Preparar la oración.

Haz un rato de silencio, respira profundo sin hacer caso de los pensamientos vagabundos. Trata de distender tu cuerpo y colocarte en una postura que te ayude a entrar en tu interior.Agradece al Señor por esta nueva Jornada Mundial de Oración. Escucha la voz del Espíritu para estar disponible a la misión propia de este desafío de octubre. Francisco nos orienta a través de sus enseñanzas, toma aquellas que te sirvan para inspirarte en esta oración y durante todo el mes.

“Iglesia y Sínodo son sinónimos, porque la Iglesia no es otra cosa que el «caminar juntos» …por los senderos de la historia que sale al encuentro de Cristo el Señor…nadie puede ser «elevado» por encima de los demás. Al contrario, en la Iglesia es necesario que alguno «se abaje» para ponerse al servicio de los hermanos a lo largo del camino… la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio” Francisco 17/10/15

La gracia de caminar juntos es que de camino nos vamos preparando para el banquete que compartiremos. En el diálogo, la paciencia mutua, el respeto, la acogida, el esperar al otro y no juzgarlo, el corazón se va agrandando en el Amor, que es el único traje admitido para el festejo. Nadie tiene el vestido de fiesta puesto de entrada, este se hace mientras caminamos. Es la actitud de amor que tengo con los hermanos en el camino, lo que me hace apto para entrar en ese Reino al que todos hemos sido convocados.

“Caminar requiere la humildad de volver sobre los propios pasos y la preocupación por los compañeros de viaje, porque únicamente juntos se camina bien. Caminar, en definitiva, exige una continua conversión de uno mismo”. Francisco 21/06/18

Orar la intención

Deja resonar esto en tu interior, convérsalo con Jesús, con María y sobre todo deja espacios silenciosos de escucha:

  • ¿Con qué frases te quedas? ¿Qué te dicen a ti? ¿En qué te interpela?
  • ¿Cómo es tu escucha del otro? ¿tratas de entenderlo y ponerte en su lugar?
  • ¿Qué cosas podrías mejorar para favorecer la vida de tu comunidad?
  • ¿Qué gesto concreto eliges para crecer en escucha del otro, en apertura, acogida, solidaridad y fraternidad? Piensa dentro de tu familia, en tu entorno laboral, en tu comunidad de pertenencia, etc.
  • ¿A qué te sientes llamado para colaborar con este desafío?

Oración por la intención del mes

Padre queremos ser misioneros del encuentro,
como lo fue tu hijo Jesucristo.
Pues, sólo encontrándonos con sinceridad 
de corazón a corazón haremos del Camino Sinodal
un espacio de fraternidad y escucha real.
Ayúdanos a no refugiarnos en las conversaciones formales,
ni en las simulaciones. Muévenos a sacarnos las máscaras
y a animarnos a abrir el corazón para enfocarnos
en el rostro y la palabra de los otros.
Que nos dejemos alcanzar por las preguntas de los hermanos y hermanas, 
para que forjemos el cambio fecundo en la Iglesia que Tú sueñas.
Que tu Espíritu Santo nos impulse a trabajar en la diversidad
sin anular nuestras diferencias, sino enriqueciéndonos de ellas.
Toca nuestros corazones para que el encuentro entre nosotros
nos saque de nuestras rutinas desgastadas y
nos lleve por nuevos caminos de autenticidad sin maquillajes,
en los que se manifieste la novedad del Amor.

Amen.

Examinar la oración.

Te invito a ver cómo te ha ido en la oración. (Puedes practicar esta relectura al terminar el día o al finalizar los momentos de oración).

  • Mira tu concentración o las distracciones que tuviste … No juzgues, sólo constata lo sucedido como en una película. ¿Has podido orar con atención?
  • ¿Qué sentimientos te dejó la oración, agradables y desagradables? Identifica uno o dos, los más predominantes.
  • ¿A qué te conducen estos sentimientos? ¿Te dan impulso o te paralizan? Entrégalo al Señor.
  • ¿Qué propósitos, reflexiones, gestos concretos para realizar, surgen en ti? Realiza una petición y repítela cada día del mes. Anota lo que quieras recordar y te ayude a vivir y encarnar en tu vida cotidiana la intención de oración de este mes.

    Equipo Nacional

    Red de Oración del Papa Argentina – Uruguay

    A %d blogueros les gusta esto: