Vivir la intención de oración

¿Cómo vivir la intención en nuestra vida cotidiana?

Actitudes para la vida cotidiana

  • Sinodalidad      
  • Encuentro         
  • Escucha              
  • Discernimiento
  • Disponibilidad a la misión

La intención de este mes:

Por una Iglesia Sinodal 

“Recemos para que la Iglesia, fiel al Evangelio y valiente en su anuncio, viva cada vez más la sinodalidad y sea un lugar de solidaridad, fraternidad y acogida.”

¿Cómo vivir la intención de oración en nuestra vida cotidiana?

Si queremos ser la iglesia de Cristo tenemos que beber de la Fuente en el Evangelio, contemplar a Jesús, su forma de actuar, la forma de relacionarse con nosotros, su modo de proceder para imitarlo simplemente. No hay que elaborar complicados planes de acción. Francisco mira a Jesús y nos enseña cuál es su estilo:

“Muchas veces los Evangelios nos presentan a Jesús “en camino”, acompañando al hombre en su marcha y escuchando las preguntas que pueblan e inquietan su corazón…Dios no habita en lugares desinfectados, en lugares tranquilos, lejos de la realidad, sino que camina a nuestro lado y nos alcanza allí donde estemos, en las rutas a veces ásperas de la vida… ¿encarnamos el estilo de Dios, que camina en la historia y comparte las vicisitudes de la humanidad? ¿Estamos dispuestos a la aventura del camino o, temerosos ante lo incierto, preferimos refugiarnos en las excusas del “no hace falta” o del “siempre se ha hecho así”?

Podrás profundizar la respuesta de estas preguntas en tu propia vida cuando vayas de camino a lo largo de este mes. Mientras tanto te ofrecemos algunas actitudes que te pueden ayudar a orar esta intención cada día.

Actitudes para la vida diaria que nos ayudan a encarnar la intención de oración

Sinodalidad

Hacer sínodo es ponerse en el mismo camino del Verbo hecho hombre, es seguir sus huellas, escuchando su Palabra junto a las palabras de los demás “Hacer sínodo significa caminar juntos en la misma dirección”. (Papa Francisco). ¿Qué dirección eliges, la de tus hermanos o la de tu propia voluntad? Ten presente que la renuncia a caminar solo con tus propios criterios te llevará por caminos seguros. Realiza tu propia experiencia esta semana.

Encuentro

No es tiempo perdido el que dedicamos al encuentro, especialmente con el que lo necesita, tal como lo hizo Jesús.

“Encontrar los rostros, cruzar las miradas, compartir la historia de cada uno; esta es la cercanía de Jesús. Él sabe que un encuentro puede cambiar la vida…Jesús no miraba el reloj para terminar rápido el encuentro. (Papa Francisco). ‘Pierde tu tiempo’ con los hermanos mientras vas de camino y ‘encontrarás’ el gozo de amar.

Escucha

Un verdadero encuentro sólo nace de la escucha que recibe al otro con el corazón.  “Cuando escuchamos con el corazón…el otro se siente acogido, no juzgado, libre para contar la propia experiencia de vida y el propio camino espiritual…Preguntémonos, con sinceridad en este itinerario sinodal: ¿cómo estamos con la escucha? ¿Cómo va “el oído” de nuestro corazón? ¿Permitimos a las personas que se expresen, que caminen en la fe aun cuando tengan recorridos de vida difíciles, que contribuyan a la vida de la comunidad sin que se les pongan trabas, sin que sean rechazadas o juzgadas? (Papa Francisco). Deja que estas preguntas calen dentro tuyo.

Discernimiento

“La Palabra nos abre al discernimiento y lo ilumina, orienta el Sínodo para que no sea una “convención” eclesial, una conferencia de estudios o un congreso político, …sino un acontecimiento de gracia, un proceso de sanación guiado por el Espíritu. Jesús, …nos llama en estos días a vaciarnos, a liberarnos de lo que es mundano, y también de nuestras cerrazones y de nuestros modelos pastorales repetitivos; a interrogarnos sobre lo que Dios nos quiere decir en este tiempo y en qué dirección quiere orientarnos”.  Jesús hace nuevas todas las cosas, ¿te animas a esta aventura sinodal? (Papa Francisco).

Disponibilidad a la misión La misión es el fruto del encuentro con Jesús y entre nosotros. Vamos caminando juntos y de camino misionando. El Señor necesita de tu disponibilidad el resto lo realizará Él. “¡Buen camino juntos! Que podamos ser peregrinos enamorados del Evangelio, abiertos a las sorpresas del Espíritu Santo. No perdamos las ocasiones de gracia del encuentro, de la escucha recíproca, del discernimiento. Con la alegría de saber que, mientras buscamos al Señor, es Él quien viene primero a nuestro encuentro con su amor.” (Papa Francisco).

A %d blogueros les gusta esto: